aluminio-salud
El aluminio, lejos de la toxicidad del PVC
26 febrero, 2016
nueva-serie-gp-r72
Novedades de la GP-R72 en la revista Aluminio número 82
16 septiembre, 2016
Mostrar todos

Hoy en día, ya no son sólo las opciones estéticas que nos ofrece la carpintería de aluminio, al poder elegir entre infinidad de colores y texturas, la única ventaja frente a otros materiales como el PVC o la madera. Si nos centramos en la seguridad, vamos a comprobar que es el claro ganador.

La carpintería de aluminio

Las propiedades que ofrece el aluminio a elevadas temperaturas, lo convierten en el material que más garantiza la seguridad ante un incendio debido principalmente a su elevada conductividad térmica y alto punto de fusión.

Si el aluminio se encuentra presente en un incendio, su elevada conductividad térmica favorecerá la reducción de puntos calientes debido a que el calor es dispersado a una mayor velocidad, por lo que sería necesario un mayor aporte de calor para llevar al aluminio a una temperatura determinada, frente a otros materiales.

Conductividad Térmica (W/(m-K))
Aluminio PVC Madera
209 0,16 0,13

 

Al calentar el aluminio hasta superar su punto de fusión (por encima de 600 grados centígrados), éste se comenzará a fundir, no quemar. Es por eso que la norma británica BS 476 describe al aluminio como incombustible. Esta propiedad, junto a la elevada conductividad térmica, ralentiza la propagación del incendio ofreciendo un mayor tiempo de respuesta para los bomberos. Es por eso que el uso del aluminio está teniendo gran presencia para la protección contra incendios en edificios industriales, municipales, plataformas petrolíferas, etc…

En definitiva, según las propiedades analizadas en este artículo, hemos visto que la carpintería de aluminio proporciona un incremento en la seguridad de nuestros hogares y en todas las construcciones en general, siendo una importante decisión a la hora de elegir el material de los perfiles para ventanas y puertas.

En el vídeo que se encuentra en esta página, podéis ver un experimento en el que se comparan las tres tipos de carpinterías sometidas al fuego, donde se comprueba que la ventana de aluminio no se deteriora, la de madera queda abrasada y la de PVC permanece ardiendo y emitiendo vapores tóxios aún cuando se le deja de aplicar fuego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *