puertas-ventanas-aluminio
Puertas y ventanas de aluminio
14 Agosto, 2015
pintar-aluminio
Cómo pintar aluminio
28 Agosto, 2015
Mostrar todos

Cómo arreglar los arañazos en aluminio

reparar-aluminio

reparar-aluminio

El aluminio es un material perfecto para la construcción pero al ser blando, es propenso a los arañazos.

Como ya hemos contado en algunos post anteriores, el aluminio tiene grandes características y propiedades que lo hacen un material perfecto para todo tipo de aplicaciones: aeronáutica, electrónica, electrodomésticos o construcción. Al ser muy resistente y a la vez maleable, es una de las mejores materias primas utilizadas para trabajar en dichos sectores.

Pero, precisamente otra de sus propiedades es que es muy blando, por lo que es propenso a los arañazos y rozaduras que, provocadas por el uso, afean el material y le restan estética y belleza al acabado. Pero también debido a esta propiedad, es sencillo eliminar arañazos superficiales, siempre que no sean muy profundos, y que podremos hacer nosotros mismos.

Materiales necesarios para reparar arañazos en el aluminio

Para ello, necesitamos una lija de grano muy fino o una lana de acero, para pulir la superficie completa; un trapo de algodón o de fibras naturales, para poder limpiar la superficie a tratar; y un producto pulidor de aluminio. También puedes emplear productos limpiametales como el algodón mágico u otros productos similares, aunque debes aclararlo luego con alcohol.

Pasos a seguir

1

Pulir arañazos. Utilizar la lana de acero o la lija de grano fino para pulir la superficie dañada. Tenemos que tener cuidado al hacerlo porque el aluminio es un material blando y podemos empeorar el arañazo.

2

Limpiar la superficie. A continuación, limpiamos la superficie con el trapo de algodón (que habremos elegido de un material que no suelte pelusas) en seco. Luego aplicamos agua y jabón neutro para eliminar todo resto que quede y secamos bien.

3

Pulir el aluminio. El siguiente paso es aplicar una pequeña cantidad de pulidor de aluminio con un trapo seco que no suelte pelusa. En el mercado existen diferentes opciones que pueden ser en formato líquido o en pasta, sólo tienes que elegir el que más te convenga. Ahora es el momento de empezar a extender el producto con cuidado y movimientos circulares, siempre superponiendo nuestros movimientos hasta conseguir que la superficie brille. Por último, volveremos a limpiar con agua jabonosa y secaremos con cuidado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *